martes, 4 de agosto de 2015

Julio...

...Pequeña muerte, llaman en Francia a la culminación del abrazo, que rompiéndonos nos junta y perdiéndonos nos encuentra y acabándonos nos empieza. Pequeña muerte, la llaman; pero grande, muy grande ha de ser, si matándonos nos nace..

sábado, 20 de septiembre de 2014

-Historias inconscientes-

El inconsciente es ante todo una curiosa memoria [...] cuando se trata de un recuerdo inconsciente, su lugar de aparición no es necesariamente la mente. Puede manifestarse a través de actos impulsivos, como una serie de torpezas o incluso por una elección amorosa. Hablando con propiedad, es vuelta al pasado no es mental sino en acto. En los asuntos del corazón no elegimos sino lo impuesto y no queremos sino lo inevitable. [Vidas al límite] Gabriel Rolón.

lunes, 4 de febrero de 2013

-Subsuelos de la noche-

Porque esta mujer no se callaba nunca, porque siempre se quejaba, porque para ella no había estupidez que no fuera un problema, porque estaba harto de trabajar como un burro de carga y encima aguantar a esta pesada y toda su parentela, porque en la cama tenía que rogar como un mendigo, porque anduvo con otro y se hacía la santa, porque ella le dolía como nunca nadie le había dolido y porque sin ella no podía vivir pero con ella tampoco, él se vio obligado a retorcerle el cogote, como si fuera gallina... Porque este hombre no escuchaba nunca, porque nunca le hacía caso, porque para él no había un problema que no fuera una estupidez, porque estaba harta de trabajar como una mula y encima aguantar a este matón y a toda su parentela, porque él le dolía como nunca nadie le había dolido y porque sin él no podía vivir pero con él tampoco, ella no tuvo más remedio que empujarlo desde un décimo piso, como si fuera bulto. Al fin de esa noche, desayunaron juntos. Igual que todos los días, la radio transmitía música y noticias. Ninguna noticia les llamó la atención. Los informativos no se ocupan de los sueños...

lunes, 24 de septiembre de 2012

El amor después del amor

A veinte años del después de "El amor después del amor"... Arte por excelencia. Por muchos más! Con la maestría y genialidad de siempre.

sábado, 18 de agosto de 2012

-Agosto-

Yo llevaba encima quince o veinte copas, ella odiaba los borrachos, como yo, pero aquella noche, el rey de la farlopa, quiso quitarle la ropa y ella no dijo que no. Y aunque no conseguí olvidarme de tí. Sin pasión ni reproches, decidí envejecer... No acostumbro a exhibir. Nunca saco a pasear el corazón.
-Joaquín Sabina.-

jueves, 9 de agosto de 2012

-Hay caminos que hay que andar descalzo-

-Las ideas sugieren pero las acciones sentencian-

martes, 24 de julio de 2012

-Los siete pecados capitales-

De rodillas en el confesionario, un arrepentido admitió que era culpable de avaricia, gula, lujuria, pereza, envidia, soberbia e ira: Jamás me confesé. Yo no quería que ustedes, los curas, gozaran más que yo con mis pecados, y por avaricia me los guardé. ¿Gula? Desde la primera vez que la vi, confieso, el canibalismo no me pareció tan mal. ¿Se llama lujuria eso de entrar en alguien y perderse allí adentro y nunca más salir? Esa mujer era lo único en el mundo que no me daba pereza. Yo sentía envidia. Envidia de mí. Lo confieso. Y confieso que después cometí la soberbia de creer que ella era yo. Y quise romper ese espejo, loco de ira, cuando no me vi. -Los siete pecados capitales- 'Bocas del tiempo'.

lunes, 9 de julio de 2012

-Puede criticar el que no sabe quien sos-

La cara de la hipocresía es la que no te mira a los ojos, la que sabe la verdad y no puede levantar la mirada. Es la cara del que no puede admitir su error. Es la cara del que habla por hablar, la cara del que puede criticar sin saber quien sos. Pocas veces ves caras, algunas veces ves caretas y la gran mayoría sólo "ves" voces, voces que te critican sin sacarse la careta. Esas voces que callan ante la verdad y juegan con la mentira, con su mentira para poder ensuciarte. Pero son voces limitadas, "limitadas en conocimiento", limitadas en sabiduría, en fin simplemente limitadas. Por eso son voces que sólo harán eco, porque al fin y al cabo sólo escucharan sus propias palabras una y otra vez hasta que la pared se canse de devolverles su referencia...